Por qué los celulares generan radiación: qué hacen los fabricantes para evitar daños a la salud

Los valores de radiación de estos dispositivos siguen estando dentro de los límites considerados seguros por las regulaciones internacionales

Los celulares pueden generar niveles de radiación, pero no significa que sean malos para la salud. (Imagen ilustrativa)

Un estudio en Alemania dio a conocer el listado de los 10 celulares que en este momento generan mayor radiación, una situación que podría tener un efecto en nuestra salud, por lo que es importante conocer cómo esta esté tema en la actualidad.

La Oficina Federal de Protección Radiológica de Alemania fue la encargada de investigar lA radiación emitida por diversos teléfonos móviles que actualmente están en el mercado. Esta radiación, medida en SAR (Tasa de absorción específica), es crucial para comprender el impacto que los dispositivos tienen en nuestro cuerpo.

Es importante destacar que esta radiación pertenece a la categoría no ionizante, considerada como no dañina para la salud en niveles normales, según explican expertos como Gayle Woloschak, decana asociada y profesora de radiología en la Escuela Feinberg de Medicina de la Universidad Northwestern.

Los usuarios pueden estar tranquilos al usar sus celulares actualmente, porque ninguno es un riesgo de radiación. (Imagen Ilustrativa)

Según el estudio reciente, estos son los 10 teléfonos que encabezan la lista en cuanto a la cantidad de radiación que emiten:

  • Motorola Edge: 1,79 W/kg
  • Telekom T Phone Pro: 1,76 W/kg
  • Asus ROG Phone 6D Ultimate: 1,58 W/kg
  • Asus ROG Phone 6: 1,54 W/kg
  • Asus ROG Phone 6 Pro: 1,54 W/kg
  • Alcatel 3L: 1,53 W/kg
  • Asus ROG Phone 7 Ultimate: 1,49 W/kg
  • HTC U12 Life: 1,48 W/kg
  • Asus ROG Phone 7: 1,46 W/kg
  • Alcatel 1S: 1,44 W/kg

Aunque esta lista puede resultar alarmante, es crucial comprender que los valores de radiación de estos dispositivos siguen estando dentro de los límites considerados seguros por las regulaciones internacionales.

Esto quiere decir que estos niveles no tienen la capacidad de causar daño al ADN ni provocar cáncer, como sí podría ocurrir con la radiación ionizante. Además, gran parte de los dispositivos de este listado no hacen parte de los teléfonos más vendidos en los últimos años, lo que reduce aún más los riesgos.

La radiación actual de los celulares no es un problema, como lo era en el pasado. (Imagen Ilustrativa)

Es buena o mala la radiación de los celulares

Los estudios han vinculado el uso excesivo de dispositivos móviles a una variedad de dolencias, como problemas para dormir, niveles elevados de cortisol e incluso trastornos románticos, como menciona Emily Caffrey, profesora auxiliar de Física de la Salud en la Universidad de Alabama, a New York Times.

Sin embargo, los expertos como Howard Fine, director del Centro para Tumores Cerebrales en el Centro Médico Weill Cornell del Hospital Presbiteriano de Nueva York, aclaran que la radiación emitida por los teléfonos inteligentes es clasificada como no ionizante, lo que significa que no tiene la potencia suficiente para causar daño al ADN y, por lo tanto, no se ha demostrado ningún vínculo entre esta radiación y el cáncer.

Es importante tener en cuenta que la palabra “radiación” describe muchos tipos de energía, y no todos son nocivos. La radiación ionizante, presente en situaciones como las bombas atómicas o las máquinas de rayos X, puede causar daño al ADN y aumentar el riesgo de cáncer.

La radiación actual de los celulares no es un problema, como lo era en el pasado. (Imagen Ilustrativa)

Sin embargo, la radiación emitida por los teléfonos móviles es no ionizante, lo que significa que no tiene la capacidad de causar este tipo de daño. Por lo que ningún dispositivo móvil de la actualidad tiene la capacidad para causar un daño por este motivo.

Adicionalmente, existen agencias reguladoras como la Comisión Federal de Comunicaciones, que se encargan de regular estos niveles de radiación que, teóricamente, no representarían riesgos significativos para la salud.

Expertos como Woloschak y Fine señalan que las nuevas tecnologías han permitido una disminución en la radiación emitida por los dispositivos móviles, y las redes 5G no representan una amenaza adicional en términos de radiación. Lo que ha ayudado a que el miedo por este problema disminuya y sean cada vez menos los dispositivos que representen un riesgo para la salud.