5G: una tecnología que ampliaría la brecha digital en Latinoamérica, según expertos

Esta tecnología es clave para mejorar el uso de la inteligencia artificial, la realidad aumentada y los vehículos autónomos; pero cómo evitar la afectación en las zonas apartadas

El 5G en Colombia solo opera por ahora en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena. (Imagen Ilustrativa)

La tecnología 5G está llegando a América Latina progresivamente. Recientemente, se dio la autorización para que los operadores móviles en Colombia empezaran a ofrecer el servicio, que aunque impulsará muchas áreas y mejorará la conectividad, también puede ser una oportunidad para que la brecha digital, que ya existe en el país, sea haga más grande y la diferencia entre regiones se note más.

En el inicio de la implementación de este modelo de conectividad, se autorizó solamente a seis ciudades a que empezaran a desplegarla: Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Cartagena, Barranquilla y Cali, fueron las escogidas. Lo que quiere decir que gran parte del país todavía seguirá usando 4G o un nivel inferior.

Este panorama genera que la brecha actual sea más grande y se fraccione, ya que el 25% de los colombianos (12 millones) que siguen sin acceder a internet, según datos Hootsuite y We Are Social, tendrán una distancia mucho más amplia frente a aquellos que pueden disfrutar de la última tecnología y la empiezan a implementar para su beneficio.

Para que la brecha digital no crezca es importante saber cómo usar e l 5G. (Imagen Ilustrativa)

“Cuando empezamos a ver las aplicaciones que tiene el 5G, vemos la inequidad que hay. Porque llega las ciudades principales, pero qué hacemos con el resto del país que está desconectado. Esto va a hacer que la brecha se abra más, porque las ciudades se van a disparar y los que están desconectados pierden esta noción”, aseguró Jorge Ramírez, gerente de desarrollo de negocios de Lenovo Colombia.

Cómo usar el 5G: la duda que amplía la brecha

Contar con 5G no es un problema, de hecho es la mejor oportunidad para que las diferencias de acceso y conectividad sean más cortas. Esta tecnología está diseñada para que los usuarios puedan tener un mejor rendimiento en ubicaciones apartadas. Sin embargo, el problema surge en la implementación al entender cómo usarla.

Eventualmente, el 5G irá llegando a más zonas en el país y lo mismo sucede en otros países en Latinoamérica, pero la clave está en saber cómo y para qué puede servir. Muchos usuarios creen que esta tecnología está diseñada solo para mejorar la estabilidad en las videollamadas, que permitirá acceder a videojuegos en la nube o ayudará a tener mejores dispositivos inteligentes en casa. Sin embargo, el panorama es mucho más grande.

El 5G es clave para mejorar sectores como inteligencia artificial, computación visual, procesamiento de datos, realidad aumentada y vehículos autónomos. (Imagen Ilustrativa)

Inteligencia artificial, computación visual, procesamiento de datos, realidad aumentada y vehículos autónomos. Estos son solo algunos ejemplos de cómo el 5G puede ser implementado por los usuarios, las empresas, el sector educativo, los gobiernos o las entidades de salud.

“Qué hacemos con los agricultores que quieren sacar sus productos de manera más efectiva, cómo les va a llegar 5G para que no pierdan esta oportunidad. Lo mismo con los pescadores o la salud en regiones apartadas. Por ejemplo, en Brasil el 5G está sirviendo para que cuando haya algún accidente, toda la información del paciente está disponible y, si le van a hacer un procedimiento, todos sepan cómo actuar”, dijo Ramírez.

Por lo que el enfoque está en la implementación, no solo en hacer que la tecnología llegue a todo el país. Para eso es fundamental iniciar procesos de educación, para que los usuarios entiendan que esta conectividad va más allá de ver películas 4K con tranquilidad en casa o hacer videollamadas más estables, y encuentren oportunidades para procesar datos, potenciar sus negocios o acercarse a la IA.

El 5G en Colombia solo opera por ahora en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena. (Imagen Ilustrativa)

Según Ramírez, una de las claves es que “la tecnología tiene que pasar desapercibida”, es decir, que sea una herramienta más y no el enfoque de los proyectos para cerrar las brechas. De nada sirve llenar las regiones apartadas de conectividad 5G o de computadores de última generación, si no los programas no se ven complementados con estrategias para resolver la duda de “qué vamos a hacer con eso”.

La prioridad pasa por resolver esa incógnita. Está claro que la infraestructura tarda en llegar, pero el proceso no solo inicia con la disponibilidad de las herramientas, sino también con el aprovechamiento de los conocimientos.