«EEUU no está listo para entrar en conflicto con Irán»

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) atacó con misiles balísticos objetivos que, aseguran, estaban afiliados al Mossad y al Estado Islámico*. Washington tildó los ataques «imprudentes», pero dijo que ninguna instalación estadounidense fue alcanzada. ¿Teherán y Washington se encuentran en el camino hacia la guerra?

Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos caracterizó los ataques con misiles de Irán como «imprudentes e imprecisos» y dijo que Washington «continuaría evaluando la situación». Por otra parte, un portavoz del Departamento de Estado «condenó enérgicamente» los ataques de Irán en territorio iraquí, acusando a Teherán de «socavar» la estabilidad de Irak.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Nasser Kanaani, dijo que los ataques gemelos del CGRI en Siria e Irak fueron lanzados en defensa de la soberanía y la seguridad de Irán y para luchar contra el terrorismo.

«La República Islámica siempre ha apoyado la paz, la estabilidad y la seguridad en la región y ha respetado la soberanía de otros países. Sin embargo, Teherán no dudará en ejercer su derecho legítimo y legal de disuadir todas las fuentes de amenazas contra su seguridad nacional, defender a sus ciudadanos y castigar a los criminales», enfatizó Kanaani.

EEUU «no está listo» para la confrontación

Con el poder de Estados Unidos en Oriente Medio bajo amenaza y Washington enfrentando una serie de crisis en múltiples frentes que esa nación ha provocado en todo el mundo, desde Medio Oriente hasta Europa del Este y Asia, el país norteamericano simplemente no está preparado para un enfrentamiento con Irán, dijo a Sputnik el investigador del Centro de Estudios de Oriente Medio del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales con sede en Moscú, Nikolái Surkov.

«Estados Unidos, en general, está tratando de evitar la confrontación directa con Irán y finge abiertamente que no ha sucedido nada malo. Más bien, su política es que mientras no haya grandes bajas de su parte, no hay necesidad de iniciar un gran conflicto. Por ahora, los estadounidenses no están listos para enfrentarse con Irán y no están interesados ​​en ello. Ya tienen suficientes problemas con Gaza y ahora con Yemen. A menos que suceda algo fuera de lo común, por ejemplo, un ataque iraní a algunos buques de guerra estadounidenses, la guerra es poco probable», considera Surkov.

En cuanto a los ataques con misiles de Irán, el investigador recordó que la República Islámica «siempre» usa la fuerza «de manera muy mesurada», y dijo que Teherán ha demostrado de forma similar y consistentemente «no estar interesado absolutamente en un conflicto importante ni con Israel ni con Estados Unidos».

«Por un lado, Irán está tratando de mantener a sus adversarios en vilo, utilizando aliados, representantes, pero Teherán tampoco necesita un conflicto directo ahora. Lo que estamos viendo en Oriente Medio es una maniobra muy sutil, muy compleja, un ballet muy complejo, si se quiere», explica.

Y aunque todos los bandos intercambian golpes, intentan mantener la confrontación por debajo del nivel de una guerra importante que nadie necesita, asegura.

«Están tratando de cambiar el equilibrio de poder a su favor utilizando varias herramientas y poderes híbridos, pero nadie se beneficia de una gran guerra. Por lo tanto, la pregunta es si podrán permanecer en esta zona gris entre la paz y la guerra y durante cuánto tiempo», enfatizó Surkov.

¿Cuál sería el único país interesado en un conflicto?

El director del Centro de Estudios de Oriente Medio, Semión Bagdasarov, está de acuerdo con la evaluación de Surkov de que ni Teherán ni Washington quieren la guerra, añadiendo que, si se desata un conflicto, podría ser iniciado por un tercero.

«[La posibilidad de un conflicto] no está relacionada con el ataque de Irán en Erbil. Pero esa posibilidad existe y se basa en el comportamiento del primer ministro israelí Netanyahu, que ignora a los estadounidenses, que no están del todo interesados ​​en la gran guerra», especialmente en un año electoral», dijo a Sputnik Bagdasarov.

«¿Bajo qué condiciones es posible una guerra directa entre Estados Unidos e Irán? Solo después de los ataques contra el territorio de Irán. Además, no me sorprendería que los ataques no vinieran de los estadounidenses, sino de Israel. Israel tiene los medios para entregar varios tipos de armas, incluidas armas nucleares, a Irán. Se trata de los llamados misiles Jericho-3, Jericho-4 (Jericho-1 y Jericho-2 no son adecuados en términos de alcance), así como los submarinos clase Dolphin que tienen misiles de crucero», afirmó el especialista.

En resumen, Bagdasarov considera que, «si hay una guerra, será provocada por Israel», ya que Estados Unidos está muy ocupado tratando de impedir que Hizbulá del Líbano se una al conflicto palestino-israelí y tratando de lidiar con la campaña de los hutíes para cerrar el mar Rojo.