Licitación de Birmex; ¿compra fantasma o fraude?

Hace dos semanas la paraestatal Birmex, la nueva encargada desde diciembre de las compras de medicamentos y demás insumos de salud del actual gobierno, emitió el fallo de su primera compra consolidada de medicamentos y dispositivos médicos.

Fue una adquisición parcial para cubrir necesidades de los institutos públicos de salud por un total de 982.6 millones de pesos que fueron asignados a 84 proveedores. Conforme datos de Inefam, de las 387 claves convocadas, sólo asignaron 194 claves, pero fue una compra relativamente pequeña respecto de las necesidades reales del sistema gubernamental.

En el fallo de dicha compra que se supone fue licitación y como tal debió existir competencia de los proveedores que ofertaron, está el caso de un medicamento de fuente única que llama mucho la atención y ya derivó en una inconformidad ante la Secretaría de la Función Pública. Por su importancia lo exponemos en este espacio.

Se trata del concentrado Fibrinógeno humano de 1.5 gramos, un derivado de plasma de la sangre usado en hemorragia postparto o por traumatismo o para trasplante hepático o para ciertas intervenciones de cardio.

Este hemoderivado sólo es fabricado por una empresa europea que no participa en estas licitaciones pues lo vende en forma directa sin intermediarios. En México, conforme a la ley, siendo producto de fuente única sin competencia, debe comprarse en negociación directa y no corresponde meterlo en licitación. Se trata de un producto muy específico derivado del plasma y costoso que por desfortuna en México no se ha permitido fabricar pese a que sí hay desarrollos avanzados con inversionistas que han demostrado tener todo para poder empezar a desarrollarlo.

Sin embargo, aparentemente Birmex encontró un nuevo proveedor que es una distribuidora pequeña llamada Grupo Médico Castro Díaz, conformada en 2018 y propiedad de inversionistas de Sonora; fue la asignada para surtir dicho producto por un total de 155 millones de pesos, ganando por primera vez un concurso de compra del Gobierno federal.

El problema es que esa distribuidora Grupo Médico Castro Díaz (GMCD) indica en su oferta que el Fibrinógeno humano es de la farmacéutica suiza OctaPharma; sin embargo, ésta no produce la versión de 1.5 gramos; la que produce es la de 1 gramo. Pero, además, OctaPharma no vende en México este hemoderivado porque no ha podido obtener el registro sanitario de Cofepris el cual viene solicitando desde hace más de 2 años sin respuesta.

Aquí la pregunta es: ¿de dónde Grupo Médico Castro Díaz sacará el hemoderivado para abastecer lo que ya le asignó el Gobierno mexicano? Lo más intrigante es que menciona en su oferta que lo traerá de Portugal, algo inexplicable porque en ese país no hay un solo laboratorio productor de estos derivados del plasma.

A menos que, pensando mal, Birmex esté haciendo una compra fantasma y realmente no tenga intención de surtir dicho hemoderivado que es una sustancia de verdad delicada. Porque por lo demás la cantidad asignada a la mencionada distribuidora es de verdad elevada, son un total de 2,570 piezas, que conforme estadísticas, es el consumo de todo el sistema para todo el año, cuando la adquisición dice que sólo será para pacientes no derechohabientes del OPD IMSS Bienestar.

A todo esto, hay que decir que la empresa Grupo Médico Castro Díaz tiene como representante legal a Luis Roberto Dagnino Quijano, un joven de 25 años que es sobrino político del ex gobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés, quien en 2016 fue encarcelado por un año acusado de defraudar al fisco, y después liberado. Esta familia ya tiene historia como distribuidores de medicamentos cuando surtieron al ISSSTE de Sonora precisamente durante el mandato de Padrés con la empresa DMI Distribuciones Especializadas. En esa época, medios sonorenses reportaron millonario desfalco en las finanzas del ISSSTESON que derivó en un sentido desabasto para los miles de pacientes de dicho instituto en esa entidad.

Y un último dato: Aparte del fibrinógeno, Birmex le asignó a GMCD otros 5 medicamentos: Dapagliflozina, Prazicuantel, Cloroquina, Ceftolozonato, Tazobactam e Interferón Beta 1B; y según indica la empresa, todos serán traídos de Irán, lo más probable sin registro sanitario como lo ha permitido la actual administración.

Adeudo a farmacéuticas; sesión con Talia Lagunas

Hay señales de disposición del gobierno federal para cubrir de una vez por todas la millonaria deuda que el Gobierno federal viene arrastrando con las empresas proveedoras de medicamentos, material de curación y dispositivos médicos; el monto adeudado asciende a la nada desdeñable cantidad de 10,000 millones de pesos, y nos dicen que el proceso va caminando pues primero hubo reuniones generales y ahora está habiendo reuniones 1 a 1 de laboratorios con los institutos para conciliar adeudos. Juan de Villafranca, presidente ejecutivo de Amelaf, nos comenta que ya están revisando y conciliando montos junto toda la información, y confían en que hay buena voluntad de parte del Gobierno pues sí lo están viendo con la urgencia que amerita.

Por lo pronto el ISSSTE ya liquidó y está al día con sus proveedores de insumos médicos. El que aún no ha avanzado mucho es el IMSS, pero el adeudo que más preocupa es el del Insabi que pasa al IMSS Bienestar, y lo que la industria quiere es que quede liquidado por esta administración pues si se lo pasan al siguiente sexenio es alto el riesgo de que se quiera desconocer. Este martes 30 de abril serán recibidos en la Secretaría de Hacienda los representantes de las principales asociaciones que integran a dichos sectores; los recibirá la oficial mayor Thalia Lagunas.