Visita de Xi Jinping a Europa: «Tendrán la oportunidad de demostrar que no siguen órdenes de EEUU»

© AP Photo / Mark Schiefelbein

El presidente chino, Xi Jinping, realizará visitas de Estado a Francia, Serbia y Hungría del 5 al 10 de mayo, anunció la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying en días pasados. Según expertos consultados por el diario ‘Global Times’, se espera que el viaje marque el futuro de las relaciones entre China y Europa.

El mandatario chino acude a estos tres países por invitación de los presidentes de Francia, Emmanuel Macron; de Serbia, Aleksandar Vucic, y del de Hungría, Tamás Sulyok, además del primer ministro, Viktor Orban.

Esta será la primera gira al extranjero del presidente chino este año. También es la primera vez que el máximo dirigente del país asiático visita Europa en casi un lustro y de acuerdo con declaraciones del director y catedrático del Centro de Estudios sobre la Unión Europea de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghái, Xin Hua, al Global Times, se trata de un viaje relevante ya que supone la posición prominente que China otorga a Europa en su estrategia global y en su política económica exterior.

Además, la visita de Xi a Francia, se produce en el año del aniversario 60 del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Francia. En París, Xi mantendrá conversaciones con el presidente francés Macron para intercambiar puntos de vista en profundidad sobre las relaciones China-Francia, las relaciones China-UE y los puntos calientes internacionales y regionales de interés mutuo, según Lin Jian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Zhao Yongsheng, director del Centro de Estudios Económicos Franceses de la Universidad de Negocios Internacionales y Economía de Pekín, declaró al Global Times que, durante la visita, China y Francia podrían firmar varios acuerdos de cooperación en ámbitos como la energía nuclear y la agricultura. Según Reuters, la francesa Airbus está en conversaciones con China sobre un posible gran pedido de aviones.

Durante su viaje a Serbia, Xi mantendrá conversaciones con el presidente Vucic para intercambiar puntos de vista sobre las relaciones bilaterales y las cuestiones internacionales y regionales de interés mutuo, así como para debatir una mejora de la relación China-Serbia y trazar el curso futuro de las relaciones bilaterales, declaró Lin.

En tanto, la visita a Hungría coincide con el 75 aniversario de las relaciones diplomáticas entre China y Hungría. Durante la visita, Xi mantendrá conversaciones con el Presidente Sulyok y el Primer Ministro Orban sobre las relaciones China-Hungría y asuntos de interés mutuo. Esta visita histórica elevará las relaciones bilaterales a una nueva altura, abrirá un nuevo capítulo en la amistad y cooperación China-Hungría, inyectará ímpetu a las relaciones China-UE y aportará elementos de estabilidad y energía positiva a un mundo turbulento, afirmó Lin.

Una gran oportunidad

Desde principios de año se ha observado una serie más amplia de compromisos de alto nivel entre China y la UE, según el Global Times.

En enero, el primer ministro belga, Alexander De Croo, emprendió su primer viaje a China desde que asumió el cargo y firmó con el gigante asiático varios documentos de cooperación en materia de economía, comercio, agricultura y alimentación.

A finales de marzo, el primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, realizó una visita de trabajo a China, durante la cual expresó su voluntad de profundizar la asociación en ámbitos como la economía y el comercio. En abril, el canciller alemán, Olaf Scholz, viajó a China acompañado por tres ministros federales y una delegación empresarial. Al parecer, la Primera Ministra italiana, Giorgia Meloni, también tiene previsto visitar China a finales de año.

Peter Szijjarto, Ministro de Asuntos Exteriores húngaro, considera «hipócritas» las medidas adoptadas por algunos países europeos contra China.

«Creo que todos saben en el fondo de su corazón que China ofrece una gran oportunidad, pero muchos de ellos simplemente no tienen el valor suficiente para hablar de ello abiertamente, porque la expectativa de la corriente dominante liberal es algo totalmente diferente», afirmó en una entrevista la semana pasada con el diario chino.

Yanis Varoufakis, exministro de Finanzas de Grecia y ahora catedrático de Economía en la Universidad de Atenas, ve a la UE como un niño mimado que no reconoce su errónea falta de inversión, sino que culpa a China.

«La UE está jugando con las barreras comerciales a la importación de las mismas tecnologías verdes (por ejemplo, solar, vehículos eléctricos) que necesita desesperadamente para su transición ecológica, y que carece de capacidad para producir económicamente en Europa», declaró Varoufakis al Global Times.

La UE es el mayor receptor de vehículos eléctricos chinos, con casi el 40% de sus exportaciones, según los medios de comunicación.

Xin Hua, el experto chino, señaló que en el campo de los vehículos eléctricos existe cierto grado de competencia entre China y Europa, lo cual es normal. Si Europa sigue defendiendo los conceptos de globalización económica y liberalización comercial, no tiene por qué preocuparse demasiado por la industria china de vehículos eléctricos.

En el plano económico y comercial, aunque exista competencia entre China y la UE, en general los beneficios aportados por la cooperación a ambas partes serán mucho mayores que los beneficios por los que compiten las dos partes. Por lo tanto, Europa debería ver a China como una oportunidad más que como un desafío, señaló Xin, según Global Times.

La mirada de Washington

Durante el viaje de Macron a China el año pasado, su llamamiento a la «autonomía estratégica» en la cuestión de Taiwán ha sido considerado un pensamiento racional e independiente por muchos observadores de China y también provocó un acalorado debate dentro de Europa.

Según el Banco Europeo de Inversiones, la crisis ucraniana ha perturbado el comercio y agravado la inflación de bienes básicos como la energía, los alimentos y los metales en Europa.

El medio estadounidense Politico informó de que la gira europea del presidente Xi será seguida de cerca en Washington. Varoufakis cree que la visita ofrecerá a los gobiernos europeos la oportunidad de demostrar «que conservan algo de capacidad para velar por los intereses de sus países en lugar de seguir las órdenes de Washington».

Sun Keqin, investigador del Instituto Chino de Relaciones Internacionales Contemporáneas, declaró a Global Times que el conflicto entre Rusia y Ucrania ha hecho que Europa se dé cuenta de su gran dependencia de EEUU, y esta relación transatlántica ha puesto en peligro la política europea hacia China. Si Europa continúa siguiendo a EEUU para ver a China desde una perspectiva de seguridad e ideológica y adopta un enfoque de confrontación hacia China, no evitará el destino de ser un vasallo de EEUU.

«Europa aún conserva cierto grado de autonomía», afirmó Sun, quien añadió que la cooperación con China en economía y comercio y en los retos globales comunes demostrará la responsabilidad de Europa como pilar principal del mundo.