Ucrania «podría quedarse atrás» en los intereses de Washington

© AP Photo / Andrew Marienko

Ucrania podría «quedarse atrás» en cuanto a las prioridades y la ayuda de Estados Unidos, país que enfrenta otros retos en material de seguridad nacional, de acuerdo con el diario estadounidense ‘The Washington Post’,

Un artículo publicado en dicho medio señala que el conflicto en Oriente Medio, así como la situación en la frontera sur norteamericana, podrían generar que Washington deje de ver a Kiev como una prioridad, además de que el interés del Congreso estadounidense «ha disminuido más que nunca».

La presión crece, detalla el medio, ante un posible cierre de Gobierno, el cual complicaría aún más el escenario para Ucrania, país que, de acuerdo con el medio, ha asignado una ayuda de alrededor de 113.000 millones de dólares por parte del Congreso estadounidense.

Aunque la Administración Biden ha solicitado aprobar un nuevo paquete de seguridad nacional de 106.000 millones de dólares para repartir entre Kiev, Israel y su frontera sur con México, la realidad es que es cada vez mayor el descontento entre los legisladores, apunta el Washington Post.

«El apetito de los legisladores republicanos por seguir ayudando a Ucrania ha estado disminuyendo durante muchos meses, incluso antes de que la tan esperada ofensiva de verano de la nación no lograra avances dramáticos, ya que las encuestas han mostrado un descenso constante en el alguna vez sólido apoyo del público estadounidense», apunta el texto.

«En los últimos meses, una pequeña, pero poderosa facción de conservadores de la Cámara de Representantes ha desorganizado la legislatura, obstaculizando aún más la aprobación de prioridades liberales o bipartidistas. Y ahora Ucrania se encuentra compitiendo por la atención de los legisladores», agrega.

Aunque demócratas aseguran que una mayoría bipartidista del Congreso todavía está a favor de enviar ayuda a Kiev, incluso esto podría no ser suficiente para aprobar la solicitud de Biden en el corto plazo.

El diario subraya que actualmente, Ucrania enfrenta «un enorme déficit presupuestario» de 35.000 millones de dólares para el próximo año, del cual se espera que solo un tercio sea cubierto por su otro principal patrocinador: la Unión Europea.

Mientras la resistencia a seguir financiando a Kiev crece en EEUU, los funcionarios ucranianos están intensificando sus contactos con los legisladores republicanos y esperando disuadirlos de abandonar su país, dice el artículo, además de que una delegación de líderes religiosos ucranianos también ha recorrido el país norteamericano pidiendo fondos, y algunos en Kiev esperan que su mensaje religioso atraiga al presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson.

La llamada contraofensiva comenzó el 4 de junio de 2023 y tres meses después, el presidente ruso Vladímir Putin declaró que la operación no solo se había estancado, sino que había sido un completo fracaso.

El presidente ruso también afirmó que Rusia avanza «con calma» hacia los objetivos fijados en el marco de la operación militar especial en Ucrania. Según datos de principios de octubre, los intentos de ataque le costaron a Kiev más de 90.000 bajas entre sus militares.