Trump niega haberse dormido durante juicio: «Simplemente cierro mis hermosos ojos azules y escucho intensamente», asegura

Medios locales indicaron que el expresidente parecía quedarse dormido un par de veces en el proceso legal en su contra en un tribunal de Nueva York

El expresidente estadounidense Donald Trump negó dormirse durante el juicio penal por falsificación de documentos para comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels tras una supuesta aventura amorosa entre ambos.

«Al contrario de lo que dicen los MEDIOS DE NOTICIAS FALSAS, no me quedo dormido durante la caza de brujas del corrupto fiscal del distrito, especialmente hoy”, escribió Trump, de 77 años, en Truth Social durante una pausa en el juicio en Manhattan.

″¡¡¡Simplemente cierro mis hermosos ojos azules, a veces, escucho intensamente y asimilo TODO!!!”, escribió el futuro candidato presidencial republicano.

La periodista Maggie Haberman informó en el primer día de la selección del jurado que Trump parecía quedarse dormido un par de veces.

El martes, NBC News informó que los “ojos de Trump estuvieron cerrados durante periodos prolongados y su cabeza a veces se sacudía de una manera consistente con dormir”. Trump parecía estar descansando sus ojos nuevamente el jueves por la tarde, según NBC.

El The New York Times informó el primer día del juicio que el abogado de Trump le pasó notas antes de que el ex mandatario pareciera despertar sobresaltado.

Keith Davidson, un abogado que representó aStormy Daniels y a Karen McDougal, testificó el jueves, seguido por Doug Daus, un analista forense que ha trabajado en la oficina del fiscal de distrito durante años. Davidson presuntamente ayudó a negociar el pago de dinero por silencio a la actriz porno.

Su testimonio intentó conectar directamente los pagos para mantener el silencio de Daniels con las ambiciones presidenciales de Trump y reforzar el argumento de los fiscales de que el caso trata sobre interferencia en las elecciones de 2016 y no simplemente sobre sexo y dinero.

El fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, ha tratado de establecer ese vínculo no sólo para asegurar una condena, sino también para persuadir al público de la importancia del caso, que puede ser el único de los cuatro procesamientos contra Trump que llega a juicio este año.