¿Siempre cansado? Esto puedes hacer para tener más energía durante el día

Los desafíos emocionales y psicológicos, como el estrés, la depresión, o situaciones vitales complejas como el duelo suelen agotar

Tiene solución. Créditos: Freepik.

Para muchas personas, sentirse cansado ocasionalmente es normal. Sin embargo, una fatiga constante podría indicar un problema subyacente. La causa de este agotamiento puede ser multifacética, incluyendo desde la falta de sueño hasta cambios hormonales, pasando por estilos de vida poco saludables y condiciones médicas específicas.

Una de las razones más comunes para sentirse exhausto es la falta de sueño o la dificultad para conciliarlo. El insomnio parece ser cada vez más común, afectando nuestra energía diaria. Además, factores como una alimentación desbalanceada y la falta de ejercicio pueden contribuir significativamente a nuestra sensación de fatiga.

Sólo debes ajustar algunos aspectos de tu rutina. Foto: Freepik.

¿Por qué nunca tengo energía y me siento cansado? 

Los desafíos emocionales y psicológicos, como el estrés, la depresión, o situaciones vitales complejas como el duelo o el cuidado de un recién nacido, también son catalizadores importantes de la fatiga. Además, cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo o la menopausia pueden alterar nuestros niveles de energía. Para aquellos que experimentan fatiga, una sensación abrumadora de cansancio que no se alivia con descanso o sueño, es crucial consultar a un médico.

La dieta es muy importante. Foto: Freepik.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido hay cosas que se pueden hacer para mejorar estos aspectos. La alimentación juega un papel crucial y comer regularmente, optando por comidas ligeras y saludables cada 3 a 4 horas, puede mantener nuestros niveles de energía. Además, el ejercicio, aunque parezca contradictorio, aumenta la energía a largo plazo.

¿Qué hacer para tener energía? 

Perder peso también puede ser beneficioso, ya que el exceso de peso puede causar cansancio y ejercer una presión adicional sobre el corazón. Una combinación de una dieta saludable y ejercicio regular es el método más efectivo para perder peso y aumentar la energía.

Dormir bien es otro aspecto fundamental. Establecer una rutina de sueño regular, evitar siestas diurnas y dedicar tiempo para relajarse antes de dormir puede mejorar la calidad del sueño. El manejo del estrés mediante actividades relajantes como el yoga, la música o pasar tiempo con amigos también puede mejorar significativamente los niveles de energía.

Dormir mejor es el cambio más importante. Foto: Freepik. 

En algunos casos, la terapia cognitivo-conductual puede ser efectiva para combatir la fatiga causada por el estrés, la ansiedad o el bajo estado de ánimo. La reducción del consumo de cafeína y alcohol también puede ayudar, ya que ambos pueden afectar negativamente los patrones de sueño y, por ende, la energía diurna.