Olas de calor son más largas e intensas debido al cambio climático antropogénico

Niños se refrescan en las fuentes de la explanada del Monumento a la Revolución durante una tarde calurosa en la Ciudad de México, el 14 de mayo de 2024. Foto Roberto García Ortiz

El cambio climático antropogénico ha causado el incremento de las olas de calor, su permanencia y su intensidad. La primera ocurrió entre el 18 y 22 de abril y la segunda del 3 al 13 de mayo, y se estima que este año habrá otras tres, señalaron especialistas consultados.

Francisco Estrada Porrúa, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (Pincc) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que las olas de calor se definen como un periodo prolongado de temperaturas extremas, que rebasan los grados promedio y son características de la temporada de calor.

Destacó que en los años recientes se han registrado variaciones en el clima de la Tierra debido a la actividad humana, principalmente por la liberación de grandes cantidades de gases de efecto invernadero, como dióxido de carbono, metano y óxido nitroso.

Agregó que la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, desde el auge de la revolución industrial hasta ahora, han afectado el balance de la energía del planeta, al provocar mayores temperaturas y cambios en el sistema climático: precipitaciones, viento, corrientes marinas y olas de calor.

Esto ha provocado que estas olas sean más frecuentes, alcancen temperaturas más altas y pasen de dos o tres días de duración a entre siete y 10, como sucedió con las dos primeras ocurridas este año, señaló.

El experto, que participó en el estudio Estado y perspectivas del cambio climático en México: Un punto de partida, añadió que esos fenómenos tienen un factor local, ya que no se experimentan igual en zonas urbanas que en regiones menosdesarrolladas.

El fenómeno de la isla de calor se registra en zonas urbanas, con edificios y planchas de cemento, que absorben más energía y, por tanto, sus habitantes experimentan temperaturas significativamente más altas.

Por ejemplo, la Ciudad de México tiene alrededor de 3 grados centígrados más de temperatura por la urbanización, y en el oriente de la capital son más elevadas.

Jorge Luis Vázquez y Juan Cervantes Pérez, investigadores en ciencias atmosféricas en la Universidad Veracruzana (UV), sostuvieron que las olas de calor causan afectaciones a la salud de las personas, la biodiversidad y la agricultura, además de provocar que se incremente el consumo de agua y de energía. La pasada dejó 10 muertos en San Luis Potosí, según declararon autoridades de Salud.

Detalló que durante una ola de calor las personas pueden presentar malestar térmico, esto es, debido a las altas temperaturas se hace complicado realizar actividades físicas, mentales e intelectuales y es complicado porque implica una climatización activa, es decir, tenemos que usar aire acondicionado o ventiladores, para regresar a condiciones confortables.

En el caso de la agricultura, las temperaturas extremas provocan pérdidas en los cultivos, reduciendo hasta en 30 por ciento la producción de diversos productos. Además, se ha documentado la extinción de especies, resaltaron.

Los expertos reiteraron que esos fenómenos influenciados por el cambio climático, más condiciones regionales, como las islas de calor, ponen en alta vulnerabilidad a las personas y a la biodiversidad.

Todos los que nos dedicamos a estudiar el cambio climático hemos estado diciendo esto desde hace 30 años. Desde las primeras simulaciones de modelos de clima sabíamos que esto iba a pasar, precisó Estrada Porrúa.

Los científicos consultados lamentaron que en el país no hayan aplicado medidas con el fin de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y se pronunciaron por cambiar los modelos energéticos y fortalecer el Servicio Meteorológico Nacional, como una institución científico técnica, con independencia financiera y administrativa, para dar seguimiento a las variaciones en el sistema climático.