Eclipse Solar Anular en México: cuándo podrías ver otro si te pierdes el de este año

La última vez que en México se pudo observar un Eclipse Anular de Sol, fue el 30 de mayo de 1994, es decir, hace casi tres décadas.

Sin embargo, el siguiente eclipse solar anular en el mundo podrá observarse el 2 de octubre del 2024. Foto: NASA

La última vez que en México se puso observar un Eclipse Anular de Sol, fue el 30 de mayo de 1994, es decir, hace casi tres décadas. La próxima vez que los mexicanos podremos presenciar este fenómeno, será hasta el 16 de enero de 2056, de acuerdo con el Comité de Eclipses México.

Sin embargo, el siguiente eclipse solar anular en el mundo podrá observarse el 2 de octubre de 2024 en distintas partes de Sudamérica, como Argentina y Chile.

Por otra parte, será posible observar un fenómeno muy similar, que será un eclipse solar total, un fenómeno que ocurre según la NASA, aproximadamente cada año y medio en algún lugar de la Tierra. En México podremos ver uno el 8 de abril de 2024, el cual cruzará América del Norte, pasando por México, Estados Unidos y Canadá.

¿Qué otros eclipses se verán en México?

Otros fenómenos astronómicos que se podrán ver en México será un Eclipse Parcial de Sol el 26 de enero de 2028. Otro Eclipse Parcial el 14 de enero de 2029 y uno más el 14 de noviembre de 2031.

Los eclipses solares son un fenómeno astronómico poco común ya que cuando ocurren, no se ven en todo el mundo.

El que veremos en México el próximo 14 de octubre, será un Eclipse Anular de Sol que iniciará en el Océano Pacífico Norte, cruzará por EU para entrar al Golfo de México, cruzará la Península de Yucatán y posteriormente, recorrerá partes de América Central.

Si bien, un Eclipse Solar ocurre cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, a diferencia de los eclipses solares totales, en los eclipses anulares la distancia de la Luna a la Tierra es tal que no cubre completamente el disco solar.

En el momento en que la Luna se alinee perfectamente entre la Tierra y el Sol, en el cielo se formará una circunferencia dorada alrededor del contorno oscuro de la Luna, llamado coloquialmente “anillo de fuego”, creando un espectáculo impresionante en el cielo.